22 de diciembre de 2010

SECUENCIA


Agosto había terminado ya. Creí que ya había olvidado todo. Juré nunca más recordar. Traté de buscar en aquellos detalles absurdos el gran significado de la vida. No lo conseguí. Fue absurdo tratar de olvidar algo que quedó en forma de cicatriz. Las cicatrices son permanentes. Son impermeables. Son eternas. Lloré. Lloré. Seguí llorando. Hasta que pude encontrar lo que más deseaba. Mi apoyo. Mi sostén. Mi conforte. Esa persona que está allí cuando debe estar. Hablamos. Me abrazó. Me protegió. Me apoyo. Eso es lo más hermoso. Reposar en algo firme pero agradable. Fuerte pero tierno. Rudo pero cariñoso. Vehemente pero sabia. Y sentirse plena. Sentirse tranquila. No tienes nada, pero sientes que lo tienes todo. Y seguir buscando. Buscando el significado exacto de lo qué es felicidad.

3 comentarios:

Principita dijo...

me ha gustado mucho, acabo de descubrirte por estos mundos, y me gusta mucho como cuentas las cosas... sigue así, yo seguiré vistandote.
Un abrazzito

Gloria dijo...

Me gusta mucho tu blog, y tus reflexiones son muy buenas, hacen pensar.
tienes una seguidora mas!
SÍGUEME!
http://onlyliveoncebaby.blogspot.com/

Sentimientos! dijo...

hola
infinitas gracias quiero darte por tus palabras de aliento,me cuesta superarlo creéme pero cada día le pongo ganas .
Nos seguimos leyendo-

Feliz Navidad!

SALUDOS