8 de septiembre de 2012

ÚTILES RECUERDOS


Sufrí lo que tenía que sufrir. Lloré lo que tenía que llorar.
No me arrepiento. Esos espacios de aparente infelicidad son los futuros motores que te llevarán a entender que eres mejor que las trampas de ése destino impredecible. Cuando fuiste empujada por la cruel indiferencia, aprendiste que es bueno medir tu entrega y dar lo que tienes de a pocos. Cuando alguien sacudió tu corazón con la intención de lastimarlo, te diste cuenta que duele, pero que después de ese apretón viene la calma, te relajas y sientes que ya todo pasó, sufriste sí; pero ahora eres consciente que fue un proceso más para comprender que los tesoros más grandes que guardas no se entregan a cualquiera. Cuando alguien enjuició tu forma de amar, entendiste que no siempre todos conceptualizamos al amor en un mismo marco, hay personas que aman más, otras menos, pero cuando no hay equilibrio de dos, no hay nada. Si amaste más que el otro, ahora sabes el amor como tal, es un círculo de etapas y todo es de a dos, si uno corre y el otro sigue mirando a los costados con un caminar lento jamás llegarán juntos a la meta. Pero ahora lo entiendes. Todo viene y va por algo, es un motivo para algo que se asoma. Vive los momentos que tienes, cuídalos como los tesoros más preciados, pero si se tienen que ir suelta tu mano y bríndale una firme despedida, con la convicción de que tal vez no volverán pero que cuando estuvieron junto a ti, aprendiste de ellos y ellos aprendieron de ti.

3 comentarios:

todocambia dijo...

Gran verdad,

Foster dijo...

Me encanto, es tan cierto, a veces nos entregamos de más o mucho más rápido que el otro, pero gracias a eso aprendemos a hacer las cosas bien, no nacemos sabiendo amar y en el aprendizaje existen lecciones que nunca vamos a olvidar! Espero puedas pasar por mi casería de anhelos perdidos para que dejes el tuyo...

Lunas para vos, un beso! ♥

Anónimo dijo...

Muy cierto