9 de febrero de 2011

SIGUES AQUÍ


Hoy soñé contigo. Que nos amábamos más que nunca. Que daríamos realidad a las tantas promesas que tú y yo hicimos. Que por fin podríamos construir esa historia desesperadamente perfecta que para nosotros era facilísimo formar. Que por fin me abrazabas sin miedo, sin ningún reproche y que nada nos separaría nunca más. Pasaron muchos años (pero ahora me da lo mismo) pensé que la agonía de mi corazón al escuchar tu nombre o saber de ti desaparecería junto con los miles de recuerdos, pero veo que es pedir demasiado. No aseguraría ningún futuro, lo predecible a veces escapa de lo encantador, pero la ilusión sigue viva, insólita y paciente al esperar tan sólo una señal tuya. Esa señal que pueda hacerme entender que tú sigues vivo en mí.

6 comentarios:

Mayra dijo...

cómo siempre hermoso lo que escribes, un beso

Lunä dijo...

Me encantó, muy conmovedor. Me gustó mucho lo de "esa señal que pueda hacerme entender que tú sigues vivo en mí" :)
Te espero por el mío, besos :)

Violet dijo...

Qué lindo lo que escribiste, toda una poetisa! Beso :)

Beta. dijo...

Me gustaa!! ;)
lo de la señal lo que mas!! :) besos

Rocio dijo...

genial :)

Laura Pérez Gilabert dijo...

A mi también me pasa lo mismo. Hace cuatro años me enamoré y empecé una relación con un chico, eramos pequeños, inexpertos, teníamos muchas cosas por hacer y yo acabe axfixiandome entre tanta promesa. Y me fui, hoy, un año después, todavía lo amo con toda mi alma.. Algunos días busco sus ojos en los de otras personas y me quedo triste de no encontrar esa chispa en ninguno. Sigo esperando que diga que fue una equivocació y que todavía podemos hacer algo