9 de septiembre de 2011

¿Y SI ES REAL, QUÉ SERÍA?


Por momentos te imaginé feliz, sonriendo y dando todo lo que tenías que dar. Imaginé ingenuamente que la vida podría parecer perfecta si cumplías lo que mencionaste. Y fue así de perfecta hasta el último día que compartimos el mismo lugar, el mismo lugar de historias eternas, el mismo lugar de promesas irreales, de cumplidos inimaginables. Es que la vida… la vida, sin promesas ¿qué sería? Allí es cuando entiendo, que esta ilusión es mejor vivirla sin ningun miedo, esperando lo justo, esperando lo real. Ahora también, te observo desde mis pensamientos, te beso en mis sueños y te abrazo sin esperar que el tiempo siga corriendo, porque para mí esto es detenerme, y detenerme contigo sería mi historia perfecta. Lo cierto, es que uno no elige enamorarse; viene y va, es casual, circunstancial, fugaz.

3 comentarios:

Miss Migas dijo...

Es como si hiciera clic y la bombilla se encendiese de pronto. Y todo se iluminara de repente.
Muá

Daniel dijo...

Uno no elige enamorarse pero sin embargo elige a quien amar.
Un bsito Ana Lucía!

Marinita dijo...

pues si no hay nada como estar enamordado! esa ilusion!
son sensaciones geniales, hay que vivirlas al maximo sin miedo como tu has dicho.
buena entrada, unbsso!