3 de agosto de 2010

QUIERO UNA SALIDA


Siempre piensas que sólo fue un sueño, y que en algún momento despertarás y te encontrarás con una realidad mejor, en la que todo lo que quieres esta en tus manos y nada te impide para conseguir la gloria. La cuestión es, ¿Y si no sale así?

Llega el momento en el que de repente nos sentimos más perdidos que ‘Alicia en el país de las maravillas’ y no sabemos cómo enfrentar ni mucho menos afrontar una situación que en algún momento ya no tendrá salida. ¿Qué debemos hacer en los momentos en donde tu decisión es vital?, ¿Debemos huir ó seguir para adelante? Es fácil hacer el papel de valientes y de decir que todo lo podemos cuando en verdad no es así, hay momentos en los que el miedo te aturde y no te deja ni pensar, y es más complicado saber que hay personas atrás tuyo las cuales tus decisiones podrían afectarlas y es allí en donde entras a un laberinto sin salida, el análisis se convierte en el protagonista de la trama. La angustia y el temor son a veces nuestro peor enemigo, el ingrediente al fracaso, la esencia de la desgracia. Pero, sin eso no podríamos darnos cuenta cuando debemos actuar y dar comienzo esa batalla, el resolver la ecuación mental que nos atormenta no es fácil, más no imposible. ¿De qué vale la vida sin problemas?, el secreto es cómo solucionarlo y darnos cuenta que, efectivamente, habrá a cada momento no sólo uno sino millones, pero que seremos capaces e inteligentes para poder ponernos de pie y decir con bravura: Si puedo.

1 comentario:

GUO! dijo...

claro! si podemos!